Las instalaciones eléctricas inadecuadas, de mala calidad o averiadas, son un riesgo muy alto que el sector industrial no se puede dar el lujo de